Registrarse
Confirmar
Cerrar
Enviar
Aceptar
OK
Volver
Recargar
Volver


Acepto todos los téinos y condiciones de este acuerdo y participo en la prueba beta.
Registrados: 24670454
Mundo
El mundo de Drakensang El mundo de Drakensang Nos encontramos en un mundo mágico lleno de maravillas, pero también de los más oscuros peligros. Vetustos seres hace tiempo olvidados regresan de las sombras del pasado. Desde allí, vieron a los hombres erigirse como los seres más poderosos de la creación, pero también los observaron volver a caer por la traición de uno de sus miembros. La separación de los mundos preparó a la tierra para el nacimiento de un poderoso imperio. Sin embargo, el tiempo quebraba todo nuevo orden destinado a perdurar. Se estableció el poder de un oscuro culto que despertó de nuevo a los más antiguos enemigos de la humanidad: Los dragones. La sed de venganza está provocando de nuevo, tras más de dos mil años, otra guerra en este mundo. Comienza una nueva era, en la que los héroes deberán luchar por la supervivencia de la raza humana.
Grimmagstone
Wiltwuxshire
Kingshill
Slifmoor
Shorfolk
Muro de Tegan
Torstrond
dro.page.world.heliios.headline
Atlantis
Mar Sombrío
Dique de hierro
Muro sombrío
Muy pronto
Grimmagstone
Grimmagstone

El camino a Grimmagstone es más antiguo que el propio reino. Hace más de 2000 años, en los albores del imperio, un mago del primer círculo fue sepultado en una cueva lejana, hoy es un lugar de peregrinación sagrado.

Nadie más que el mismísimo Agathon, el padre de la religión, ha osado pronunciar allí las palabras para la inmortalidad del alma. Cualquier hombre que sigue el camino hacia Grimmagstone conocerá su porvenir.

El antaño idílico camino conduce a un pueblo dormido, en el que carboneros y pescadores continúan con sus tradiciones absortos en la rutina, sin siquiera pensar en el mañana.

Sin embargo, el pantano en el que llevaban a cabo sus tareas diarias lleva un tiempo asolado por extrañas criaturas. Ya ni siquiera los peregrinos osan emprender su marcha por la ruta que hay al norte del poblado.

Todo esto, unido al regreso de la antigua orden, hace sospechar al anciano sacerdote del pueblo que algo oscuro ha debido suceder en Grimmagstone...

"Sigue el camino. Al final, hallarás el secreto de tu porvenir". Fangosos
Kingshill
Kingshill

En el año 550, Heredur, gran príncipe y capitán, mandó erigir su fortaleza en esta colina. Renegó del agonizante imperio y se hizo coronar primer rey de Duria.

Hoy, en el año 1190, el vulgo que habita tras los altos muros de Kingshill comienza a temer que la larga era de paz toca a su fin.

Mientras el anciano rey Harold, ignorante de todo peligro, organiza fiestas y celebraciones, una secta olvidada desde hace siglos urde sus maléficos planes. El miedo se abre paso entre la población.

El príncipe Aldred, la esperanza de todo el reino, continúa desaparecido tras haber descendido a las catacumbas que yacen bajo la ciudad... y los sacerdotes callan lo que saben acerca del suceso.

"¿Quedan aún héroes o reposan todos en los sarcófagos de Kingshill?" Rey Harold
Shorfolk
Shorfolk

En la costa este del pequeño reino de Duria hay una ciudad portuaria llamada Shorfolk. Como centro del comercio y puerta de entrada a Duria, esta ciudad desempeñó durante muchos años una función vital en cuanto al terreno económico y militar.

Hoy, Shorfolk se encuentra en llamas. Especies de dragones recorren las ruinas carbonizadas y los cazadores salvajes cierran el paso a cualquier escapatoria en la costa ardiente. Cada ciudadano que ha conseguido ponerse a salvo ha huido hacia el oeste y ha caído en una trampa mortal en la sima de los troles. La roca misma se ha despertado por medio de los efectos de la magia de Ánder y ha liberado a las criaturas que daban el nombre a la sima.

No obstante, aún quedan algunos valientes que ofrecen una amarga resistencia en Shorfolk contra el enemigo y que ocultos en las montañas han levantado un campamento de guerra. Piden que los héroes los sigan y que aúnen fuerzas para combatir la terrible amenaza.

"El destino de Shorfolk nos muestra que el enemigo no solo puede golpear con una fuerza increíble, sino que además disfruta sembrando la destrucción". Príncipe Aldred
Slifmoor
Slifmoor

La pequeña ciudad de Grovery era conocida en toda Duria por su valioso metal y su extraordinario acabado. En las casas de los alrededores vivían los honrados trabajadores cobijados a la sombra de la sierra.

Pero un día, el culto de Nefertari se instaló en el monasterio abandonado y la región de Slifmoor cayó presa de sus engaños y, por tanto, de su poder. Ahora los hombres son esclavos de la diosa cuya estatua sobresale imponente en medio de una niebla irreal. Guardias no muertos patrullan una ciudad fantasma alumbrada con la luz oscilante y amenazadora de las antorchas. Gigantescas cadenas mágicas atraviesan la tierra avasallada, las tierras se han echado a perder y las casas caen en la miseria.

Solo en el sótano de la pequeña capilla del santuario de la égida arde una pequeña luz de esperanza mientras que, en el antiguo monasterio, Kali, la suprema sacerdotisa de Nefertari, urde sus siniestros planes para aumentar su poder.

"Quien es capaz de reconocer al enemigo en estos tiempos plagados de amenazas y elegir la libertad antes que la seguridad tiene todo el derecho a llamarse a sí mismo héroe". Fantasma del gran sacerdote
Muro de Tegan
Muro de Tegan

En lo alto de la montaña que hay al este de Duria, se levanta la antigua fortaleza del Muro de Tegan sobre la región costera de Shorfolk. Ya en los días de Heredur había muy pocos guerreros del dragón para mantener en buen estado las instalaciones de la fortaleza, así que se tuvieron que retirar a la torre y, desde entonces, tan solo recorrían una vez al año el arduo camino para realizar el antiguo ritual.

Los guerreros del dragón han dejado de ser conscientes de lo que llevan vigilando desde hace siglos: una puerta al mundo de Ánder. Pero, ahora, después de que el culto de Nefertari haya tomado la fortaleza bajo su poder y liberado al antiguo enemigo de Duria, ya tienen claro para qué construyó Tegan esta fortaleza.

Ahora todo depende de que los héroes pongan fin a los abominables experimentos que se realizan en el santuario de Tegan y que bajen el antiguo camino que conduce hacia el santuario oculto. Allí, en la sala del juramento de Tegan, un lugar entre dos mundos, tendrán que enfrentarse a la mayor amenaza que Duria ha presenciado.

"La carga del pasado es muy grande, tan grande que puede quebrantar los fundamentos de nuestro mundo". Hijo del dragón
Wiltwuxshire
Wiltwuxshire

Un viaje por los alrededores de Kingshill lleva al caminante a lugares cuya historia yace perdida en las sombras del tiempo. Sin embargo, si uno se aventura demasiado en el interior de estas sombras, descubrirá cosas que jamás pudo imaginar.

Estas salvajes cuevas relatan el nacimiento de la cultura humana y de sus dioses olvidados. Pueden encontrarse también las ruinas de antiguos lugares sagrados en la Gruta del Aquelarre, en la que en la era del imperio se refugiaban los expertos magos que no estaban dispuestos a someterse al estricto código de los magos del círculo.

Sobre los vestigios de las antiguas guerras ha crecido la hierba, las paredes que un día fueron testigos del imperio no son más que polvo... Y en los pastos de Swerdfield, cerca de Kingshill, lo que una vez fue un duro campo de batalla se ha transformado en campo de cultivo.

Sin embargo, hoy, se ha abierto una nueva batalla y las gentes que ayer cruzaban con total confianza las praderas y los bosques de Wiltwuxshire, caminan hoy preocupadas por sus vidas.

"Intenta siempre ahuyentar a las hadas, nunca intentes dominarlas". Wiltwuxshire
Torstrond
Torstrond

Más allá del Mar Oscuro se encuentra el pueblo de Jarlon, a orillas de la mítica Costa del Trueno, llamada por los hombres del norte Torstrond. Hace mucho tiempo, las ciudades de la costa de Duria vivían en constante temor a los imponentes barcos-dragón que transportaban hasta allí guerreros con largas barbas, hasta que el entonces joven rey Harold selló un pacto de paz eterna con el conde Jar, señor de las tierras del norte.

Sin embargo, de esa paz ya no queda ni el más mínimo rastro en los tormentosos pueblos de la costa. Torstrond, la patria hasta hace muy poco de los cazadores, curtidores y pescadores, ahora no es más que un sangriento campo de batalla. En Forge, el pueblo de los herreros, los súbditos de la codiciosa Nefertari aterrorizan igual que en Duria los corazones de los valerosos guerreros que allí habitan y les roban sus almas.

Mientras los guerreros nórdicos de Jarlon esperan el regreso de su conde de las tierras del norte, un repentino invierno fuerza la huida del verano en sus territorios y una gélida ventisca invade toda la región, como si el dios del frío cubriera con su helado manto todo lo que les rodea.

"Allí donde el rugido del mar resuena en todos los puertos, el viento muerde las orillas de la costa y los hombres dejan crecer en sus rostros las más tupidas barbas... Allí es donde nacen los verdaderos héroes."
Helios
Helios

En medio del Mar Austros, más allá de la ruta de Grabiltur, se encuentran las Islas Olvidadas de Helios. La más bella es Ellonidos, rodeada de aguas cristalinas y situada a pocas leguas de la salvaje isla volcánica Mystras. Se han encontrado pruebas que sugieren que Mystras, antaño, fue la patria de los extraños atlantisianos, un pueblo que, hace más de tres mil años, se hundió en las profundidades marinas.

Mucho tiempo después, los pueblos libres de Helios se establecieron en las islas y levantarons sus asentamientos entre las ostentosas ruinas del antiguo Imperio, el cual había viajado hasta ellas hacía siglos para buscar el legendario mito de Atlantis.

Hoy, no solo hay una nueva expedición que investiga las islas hundidas, sino que también los seres del mundo de Ánder buscan Mystras en secreto y se adentran incluso en las ardientes entrañas del volcán Suvius, donde las derrotadas fuerzas del Imperio fracasaron en su intento de conquistar Atlantis.

"Cuando el sol resplandezca sobre el fondo marino y el pasado se funda con el presente, entonces, volverá a verse el esplendor de Atlantis".
Atlantis
Atlantis

Desde hace milenios permanece oculto bajo los mares el esplendor de Atlantis, olvidada en el fondo marino. Tantas son las historias que se cuentan sobre ella que, con el tiempo, se ha convertido en uno de los más grandes mitos. Muchos buscaron esta legendaria isla, pero nadie ha logrado encontrarla... hasta ahora. Los héroes más valerosos han dedicido seguir los pasos de una reciente expedición y, así, se han topado con una antigua ruta: el camino a Ashraya.

Ashraya es el refugio bajo el que se reunieron los atlantisianos tras el hundimiento de su patria. Aquellos que se atrevan a cruzar la Puerta de las Gorgonas, encontrarán allí a los últimos atlantisianos y, con ellos, un camino que conduce al antiguo puerto de Atlantis, que hoy en día no es más que un cementerio de barcos y el hogar de los sometidos pueblos zorlobb y jabbax.

En el Corazón de Atlantis, los exploradores más osados podrán descubrir el antiguo barrio soberano, en cuyas calles ahora reinan las terribles gorgonas. El objetivo de la expedición se encuentra en la zona del templo, donde el dios de los mares Océano se bate en una batalla eterna contra la serpiente Gorga.

"Antaño, los templos de Atlantis relucían en todo su esplendor, tal y como la sabiduría en ellos acumulada, pero cuando los soberanos se alzaron contra lo que estos representaban, se abrió en ellos un oscuro y temible abismo".
Mar Sombrío
Mar Sombrío

Desde tiempos inmemoriales, los lobos de mar rehúyen el Mar Sombrío, que, según cuentan, se encuentra en los confines del mundo. Allí se encuentra el lugar que todavía hoy conocemos como Isla Sepultura. En ella parece reinar una fuerza despiadada que atrae a los barcos que se pierden en esas aguas hacia los arrecifes o los arrastra hacia las lúgubres profundidades.

Pero Amón el Trotamundos ha puesto su atención en Isla Sepultura. Tiene la sensación de que el Mundo Paralelo de ese lugar ha cambiado, de que algo o alguien del mundo de Ánder se abre paso hasta este mundo... Y sabe exactamente de quién se trata: Mortis, el dios de los muertos.

Para evitar que el dios oscuro atrape a los vivos en sus mortales garras, los mejores héroes de Dracania deberán atravesar el Mar de huesos y acceder a la Fortaleza mortal. Una vez allí, el barquero los llevará hasta el otro lado del Lago de las almas para enfrentarse a Mortis y a su dragón esqueleto.

“Solo los muertos pueden acceder a la Fortaleza mortal… ¿Serías capaz de pagar ese precio?”.
Muro sombrío
Muro sombrío

En un pasado muy oscuro, algunos enanos decidieron dar la espalda a Fyrgon, el dios del fuego, y venerar en su lugar al dragón. Así dio comienzo la gran guerra de los enanos que dura hasta nuestros días.

Nadie conoce el nombre original del antiguo valle donde hoy se alzan dos gigantescos muros de defensa enfrentados. El Valle del Trueno toma su nombre del ruido sordo de las máquinas de guerra que se oye en miles de ocasiones procedente de las montañas. La chatarra metálica acumulada durante siglos ha convertido la zona entre los muros en una llanura de la muerte.

En la fortaleza de Stalgard, situada por detrás, los enanos oscuros ponen a punto sus máquinas de guerra con una eficiencia asombrosa. Parece que, además de su perseverancia habitual, los enanos oscuros cuentan ahora con algo que amenaza con inclinar la balanza de la batalla a su favor. ¿En qué clase de proyecto secreto estarán trabajando con tanto empeño?

"Desde tiempos inmemoriales, ningún bando ha cedido un solo metro de suelo a favor del otro... hasta hoy".
Dique de hierro
Dique de hierro

Según cuenta la leyenda, ya antes de la era del Imperio, existían unos valientes enanos veteranos que hacían guardia continua en las montañas del norte con sus almenaras y torretas y protegían a la humanidad del dragón.

Un viento helado y hostil sopla en las alturas de las montañas de Myrdosh, pero los enanos lugareños han hecho de ellas su hogar con ayuda de su dios del fuego y lo han aclimatado con sus calderas de vapor.

Hoy día, en las numerosas herrerías y talleres de Andrakash, la capital de los enanos, se sigue fabricando todo lo necesario para la defensa del frente. Ya no se dejarán amedrentar por la guerra milenaria con los enanos oscuros. Sin embargo, observan con recelo las sombras de las odiosas criaturas en el horizonte, que dan la impresión de que se está gestando una tormenta.

"Cultivaron estas gemas gigantescas... ¿Es eso un alarde de paciencia, simple testarudez o pura codicia?".

Para poder jugar a Drakensang Online, se necesita el plug-in de Java actual para este navegador.

También puedes descargarte Drakensang Online y jugar directamente desde el disco duro a modo de MMOG.

 
 

Aviso